LA CALIDAD COMERCIAL DE LA NARANJA


NORMAS DE CALIDAD DE LA NARANJALa calidad, en su sentido más amplio, podemos considerarla como un compendio de calidades. La presente norma se refiere a los frutos siguientes, clasificados bajo la denominación de “cítricos” y destinados a ser entregados en estado fresco al consumidor, con exclusión de los cítricos destinados a la transformación industrial.

– La calidad organoléptica de un cítrico se refiere a: contenido en zumo, aroma, índice de madurez, tamaño, textura, color, etc. Cada variedad tiene sus propias características.

– La calidad microbiológica está referida, a la ausencia tanto interna como externa, de hongos, bacterias y virus.

– La calidad nutritiva es el equilibrio de azúcares y ácidos, la cantidad de vitamina C, la ausencia de semillas, cantidad de proteínas, etc.

MUCHA INFORMACIÓN O POCA: Al consumidor le llega poca y falsa.

CALIDAD COMERCIAL

La calidad comercial en los cítricos se clasifica en las cuatro categorías que se definen a continuación:

  • CATEGORÍA EXTRA: Los cítricos clasificados en esta categoría deberán ser de calidad superior. Su forma aspecto exterior, desarrollo y coloración deberán presentar las características de la variedad a la que pertenezcan. Deberán estar exentos de defectos, aunque se admitirán ligerísimos defectos superficiales, siempre que éstos no afecten a la calidad, al aspecto general del producto ni a la presentación del envase.
  • CATEGORÍA I: Los cítricos clasificados en esta categoría deberán ser de buena calidad. Deberán presentar las características típicas de la variedad o del tipo, teniendo en cuenta el período de recolección y las zonas de producción. No obstante, se admitirán los defectos siguientes, siempre que no perjudiquen la apariencia general ni la conservación de los frutos de un lote determinado:
    • Ligero defecto de forma
    • Ligero defecto de coloración
    • Ligeros defectos epidérmicos inherentes a la formación del fruto, como incrustaciones plateadas, quemaduras…
    • Ligeros defectos cicatrizados de origen mecánico, como señales de granizo, rozaduras, golpes ocasionados por la manipulación…
  • CATEGORÍA II: Esta categoría comprende los cítricos que, en conjunto, no puedan clasificarse en las categorías superiores, pero que presentan las características mínimas anteriormente definidas. Se admitirán defectos de forma, de desarrollo y de coloración siempre que no perjudiquen de forma importante la apariencia general ni la conservación de los frutos de un lote determinado:
    • Defecto de forma
    • Defecto de coloración
    • Corteza rugosa
    • Alteraciones epidérmicas superficiales cicatrizadas
    • No se exige homogeneidad del grado de desarrollo
    • En el caso de las naranjas, separación ligera y parcial del pericarpio (la separación es normal en el caso de las mandarinas, clementinas, satsumas, wilkings y tangerinas).
  • CATEGORÍA III: Esta categoría incluye los cítricos que no pueden clasificarse en las categorías superiores, pero que presentan las características previstas para la categoría II. No se exige homogeneidad del grado de desarrollo y de madurez. No obstante, pueden estar desprovistos totalmente de cáliz.

TOLERANCIA DE CALIDAD

  • CATEGORÍA EXTRA: Un 5% en número o en peso de cítricos que no respondan a las características de la categoría, pero que se ajusten a las de la categoría I o que se admitan excepcionalmente en las tolerancias de dicha categoría. Además, un 5% como máximo, en número o en peso, de frutos podrán estar desprovistos de cáliz.
  • CATEGORÍA I: Un 10% en número o en peso de cítricos que no respondan a las características de la categoría, pero que se ajusten a las de la categoría II o que se admitan excepcionalmente en las tolerancias de dicha categoría. Además, un 20% como máximo, en número o en peso, de frutos podrán estar desprovistos de cáliz.
  • CATEGORÍA II: Un 10% en número o en peso de cítricos que no se ajusten a las características de la categoría ni a las características mínimas, correspondiendo un 5% como máximo a frutos que presenten ligeras heridas superficiales no cicatrizadas y secas (con exclusión de cualquier señal de podredumbre, de magulladuras pronunciadas o de cualquier otra alteración que los haga impropios para el consumo) o a frutos blandos o marchitos. Se admitirá, además, un 35% como máximo en número o en peso, de frutos desprovistos de cáliz.
  • CATEGORÍA III: Un 15% en número o en peso de cítricos que no se ajusten a las características de la categoría ni a las características mínimas, con excepción de los productos que presenten señales de podredumbre, magulladuras pronunciadas o cualquier otra alteración que los haga impropios para el consumo.

En el caso de las categorías “Extra”, I y II se admitirá, además, que los frutos hayan sido sometidos a un tratamiento de coloración forzada estén desprovistos de cáliz, siempre que en los documentos adjuntos a la mercancía figure una mención especial.

TOLERANCIA DE CALIBRE

En todas las categorías y para cualquier modo de presentación: un 10% en número o en peso de cítricos que se ajusten al calibre inmediatamente inferior o superior al mencionado (o a los mencionados, en caso de agrupación de tres calibres) en el envase o en los documentos de transporte.
En caso de expedición a granel en un medio de transporte o en un compartimento de un medio de transporte, sin más exigencia que la del calibre mínimo y la tolerancia del 10% sólo podrá referirse a frutos cuyo diámetro no sea inferior al diámetro mínimo siguiente:

CALIBRE

– Limones: 45 mm para las categorías extra, I y II, 42 mm para la categoría III.

– Naranjas: 53 mm

– Satsumas, tangerinas, wilkings, otras mandarinas y sus híbridos: 45 mm.

– Clementinas y monreales: 35 mm.

CONTENIDO MÍNIMO EN ZUMO Y COLOCACIÓN

El contenido mínimo es en relación al peso total del fruto. La extracción se realizará mediante prensa manual.

– CLEMENTINAS, ELLENDALES, MONREALES Y SATSUMAS.

Contenido mínimo en zumo: Monreales y satsumas → 33% y clementinas y ellendales → 40%.

Coloración: La coloración deberá ser la típica de la variedad por lo menos en 1/3 de la superficie del fruto.

– WILKINGS, TANGERINAS, OTRAS MANDARINAS E HÍBRIDOS.

Contenido mínimo en zumo: Wilkings, tangerinas, otras mandarinas e híbridos → 33%.

Coloración: La coloración deberá ser la típica de la variedad por lo menos en 2/3 de la superficie del fruto.

– NARANJAS

Contenido mínimo en zumo: Thomson Navels y Tarocco → 30%, Washington Navels → 33%, y las demás variedades → 35%.

Coloración: la coloración deberá ser la típica de la variedad. Se admitirá una coloración verde claro que no debe exceder de una 1/5 de la superficie del fruto, teniendo en cuenta la variedad y el período de recolección.

NATURALEZA DEL PRODUCTO

Denominación de la especie cuando el producto no sea visible desde el exterior, salvo en lo que se refiere a las clementinas, mandarinas, tangerinas, satsumas y otros frutos pequeños, para los que esta denominación es obligatoria en todos los casos como:

Nombre de la variedad en el caso de las naranjas.

Denominación del tipo:para los limones, en su caso, las indicaciones “Verdelli” y “Primofiore”.

Para las clementinas: “clementinas sin pepita. “clementinas” (de 1 a 10 pepitas) y “clementinas con pepitas” (más de 10 pepitas).

ORIGEN DEL PRODUCTO

País de origen y, en su caso, zona de producción o denominación nacional, regional o local.

La verdad que una naranja al cabo de tantos días, lo que se llega a envasar de primera llega al consumidor de tercera categoría, si se pudre alguna fruta se rompe la malla y se vende a granel.