PESCADO CULTIVADO (DESDE CÁNCER A INFLAMACIÓN)


Cuando se trata de comida saludable todo el mundo tiene la idea de comer pescado. El pescado es una proteína y un alimento en bajas en calorías que tiene una serie de factores para la salud. Pero en realidad puede conducir a muchos problemas graves para la salud, el pescado de criadero (de piscifactoría).

España es el país Europeo con mayor consumo de pescado y también uno de los mayores productores de pescado de piscifactoría.

PISCIFACTORÍA (OTRA CRÍA INTENSIVA)

PESCADO DE PISCIFACTORÍA (OTRA CRÍA INTENSIVA)Que lo llamamos pez de criadero, de crianza, de cultivo, de piscifactoría… poco importa. Este pez viene a sustituir el pez salvaje que se han visto reducidas hoy a niveles particularmente bajos. Las causas son múltiples: la sobrepesca, la contaminación, los cambios ambientales, la acuicultura, el deterioro de los habitats y las perturbaciones de las vías migratorias.

El pescado de acuicultura ha devenido poco a poco disponible, (incluso pescado de lujo como el salmón) en cualquier estación, en grandes cantidades y a precios razonables. Tal disponibilidad, sin embargo, no nos debe llamar a engaño: ni es un pescado y todo lo contrario de un pescado sostenible.

La piscifactoría es el sector alimentario más rápidamente creciente; se ha doblado la producción desde 1987 y en el 2040 la demanda de pescado global se habrá vuelto a doblar. En 2001, casi el 30% del pescado y marisco consumido provenía de piscifactorías, aunque se estima que esta cifra se multiplicará por 7 en los próximos 25 años para mantener el consumo mundial de pescado.

SALUD

Aun recomendado con frecuencia como una de las mejores fuentes animales de omega-3, el pescado de criadero no debería ser consumido con asiduidad: contiene cantidades no despreciables de contaminantes. Los restos dejados por los desinfectantes y los antibióticos que se usan en las piscifactorías pueden, además, tener efectos sobre la salud de los consumidores o interferir en algunos tratamientos médicos.

En las instalaciones de acuicultura se emplean productos químicos para el tratamiento del agua y de los sedimentos, se aportan fertilizantes, desinfectantes, sustancias antibacterianas, antibióticos y otros medicamentos, plaguicidas, algicidas, aditivos alimentarios, anestésicos y hormonas.

5 RAZONES PARA NO COMER ESTE PESCADO

1. Los estudios han encontrado que las granjas de peces pueden causar inflamación. Puede empeorar la inflamación que puede conducir a la artritis, enfermedades del corazón, asma y otros problemas de salud. Los que están comiendo más pescado como una manera de obtener su dosis de omega-3 grasos ácidos y reducir el riesgo de ataques al corazón lo desea, puede mantenerse a distancia del pez de piscifactoría.

2. Los peces cultivados pueden causar cáncer 10 veces más en comparación con la variedad silvestre. Ya que para su cría los principales ingredientes que se utilizan para su alimentación son cerdo, desechos de pato y pollo.

3. Los ácidos grasos de omega-3 encontrados en los peces cultivados es menos útil para nuestros cuerpos, en comparación con los peces silvestres. Los peces cultivados tienen un menor contenido de proteína y una mayor concentración de ácidos de omega-6 . Si tomas demasiado ácidos de omega 3 y omega 6 pueden causar inflamación en el cuerpo.

4. El Oxido de dibutilestaño, productos químicos utilizados en plástico PVC se dice que es 6 veces mayor en comparación con los peces silvestres. Dibutilestaño puede ser la razón principal para el aumento en el asma, las alergias y otros trastornos metabólicos en los últimos años.

5. Los niveles de dioxinas son 11 veces más altos en la granja en comparación con los peces silvestres. La dioxina es una sustancia tóxica que puede causar cáncer y otras complicaciones. El problema es que cuando entra en nuestro sistema necesita mucho tiempo para que pueda salir de el. La dioxina puede vivir durante unos 7-11 años.

CONSECUENCIA SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

Aun cuando las reservas del pez salvaje estén prácticamente agotadas, la cría representa una mísera alternativa si tenemos en cuenta las consecuencias sobre el ambiente.

Para responder a la demanda del mercado, la mayor parte de los pescados son criados en jaulas o en recintos abiertos a lo largo de la costa, donde los peces deben afrontar a predadores como las focas o las aves marinas, que tratan de pasar a través de las redes. En consecuencia, son muchos que escapan de su encierro; y estos fugitivos amenazan a los ejemplares salvajes al aumentar la competencia por el alimento y los lugares de deposición y fecundación de los huevos. Las piscifactorías arrojan a los océanos directamente alimento no consumido, una masa de excrementos y, con mucha frecuencia, pesticidas y antibióticos, contaminando las aguas. Los parásitos y las enfermedades de los peces de cría pueden ser transmitidos a los peces salvajes amenazando así las poblaciones. Además, las enormes cantidades de pescados salvajes necesarias para alimentar a los pescados de cría (se necesitan entre 2,5 kg y 5 kg de pescado salvaje para producir 1 kg de pez criado) significan que la acuicultura consume más pescado del que produce, un factor que agrava aún más la presión sobre las especies libres.

La lección más importante que podemos obtener de esto es que debemos averiguar de donde viene el pescado que queremos consumir, porque no todos los peces son criados iguales. Nos pueden hacer daño en lugar de ayudarnos.

Igual pasa con otros alimentos. Todas las naranjas no están producidas igual.

PESCADO GRASO

http://faada.org/causas-11-piscifactorias
http://elpais.com/elpais/2014/06/17/buenavida/1403025663_484861.html